¿Aprovechaste o Perdiste la Oportunidad?

Las oportunidades están en todas partes. Hay momentos específicos en que se nos presentan diferentes oportunidades.


En un día cualquiera, se nos pueden presentar múltiples oportunidades para mejorar nuestra vida personal o profesional.


Esas oportunidades pueden conducir, a un crecimiento en alguna área…

a menos - que no la veas.


Uno de mis mentores, el Sr. Walter del Rio decía: “Las oportunidades no se pierden, simplemente otros las aprovechan”.


¿Tienes una mentalidad de ver oportunidades?


Hay oportunidades para ganar dinero, cambiar de empleo, conocer a tu nueva pareja, leer un libro, compartir con nuevas personas, entrar a un grupo, etc.


A lo largo de los años, he aprendido que las pequeñas oportunidades pueden generar otras más grandes. Hay una sincronización de posibilidades para llevarnos a tener lo que deseamos. Queremos estar alerta para tomar decisiones rápidas y aprovechar esas oportunidades.


Hace unas semanas me invitaron a un café y se desarrollaron una cantidad de sucesos positivos gracias a ese evento.


Si, alguien de repente te invita a compartir o a ver una oportunidad de generar ingresos, saca el tiempo, participa, escucha y analiza, podría ser el movimiento necesario para hacer un giro a algo deseado.


A veces, solo nos enfocamos en un aspecto de nuestra vida, por lo que estamos ciegos a las posibilidades que se presentan en otros lugares. Una invitación podría tener la habilidad o el potencial de desarrollar algo más que podría crear una oportunidad que de otro modo no existiera.


¿Cómo puedo reconocer una buena oportunidad cuando aparece?


Una buena oportunidad se ve atractivo, genera ideas, entusiasmo y energía, se adapta a tu propósito e intenciones, es realista y alcanzable.


También puedes crear tú propias oportunidades. Por ejemplo, tal vez necesitas ganar más dinero y estás esperando que llegue un empleo mejor. Mientras tanto, puedes actualizar tu resume, evaluar tus finanzas para recortar o pagar deudas, aprender una nueva habilidad que mejorará tu empleabilidad o hasta desarrollar un negocio propio. En ese proceso donde estas trabajando para hacer cambios comienzas a tener conversaciones nuevas, te relacionas con otras personas y se presentan otras posibilidades con soluciones que se convierten en oportunidades.


Todos tenemos discernimiento, utilízalo para evaluar cada oportunidad por sus propios méritos.


¿Se ve bien, realmente me lleva a donde quiero ir?


¡Tienes que saber a dónde quieres ir! Tu propósito y metas son tu plan de vida. Las oportunidades son vehículos que te mueven a esa dirección. Si queremos aprovechar las oportunidades más importantes, necesitamos planificar y prepararnos para ellas.


Recuerda la expresión de Walter del Rio: “Las oportunidades no se pierden, simplemente otros las aprovechan”.


Te invito a desarrollar una mentalidad abierta, para ver nuevas oportunidades. Lizzie Santiago





Lizzie Santiago es la fundadora del programa YourBestU y el Proyecto de Vida Exitosa donde combina sus conocimientos y experiencias de vida para empoderar a sus clientes a convertirse en su mejor versión. Es mentora para el desarrollo personal y profesional de la mujer y además, es consultora de imagen certificada.